A mediados del siglo XIX, en Sevilla ya se practicaban deportes británicos como el críquet y el polo, pero también el fútbol. A finales de ese mismo siglo, el balompié llevaba ya años formando parte de los festejos navideños de la ciudad. La implantación de estas prácticas deportivas en la ciudad se había visto enormemente favorecida por la existencia de una nutrida colonia británica en la misma. Factores como la importancia de su puerto fluvial y la cercanía con Gibraltar formaron un perfecto caldo de cultivo que daría lugar a la fundación del Sevilla FC.

Vio la luz en un café
Tal día como hoy, un 25 de enero de hace justo 130 años, un grupo de jóvenes sevillanos y británicos se reunían en un viejo café de la capital andaluza con el propósito de celebrar la tradicional fiesta escocesa de la Noche de Burns. Aquella misma noche, tras un breve debate, aquellos jóvenes decidían fundar el Sevilla FC entre brindis de cerveza.

Edward F. Johnston y Hugh MacColl | ©Sevilla FC
Entre los acuerdos adoptados por sus fundadores aquella histórica noche destacarían especialmente tres: el nombre de la entidad, los primeros cargos directivos y las reglas del fútbol a seguir. En cuanto al nombre, siendo el primer club de estas características en la ciudad y habiendo nacido en exclusiva para la práctica del fútbol, no cabía otra elección: se denominaría Sevilla Football Club. Con respecto a los primeros cargos directivos, fueron designados los escoceses Edward Farquharson Johnston —presidente— y Hugh MacColl —capitán—, así como el sevillano Isaías White Méndez, en calidad de secretario. Por último, se acordó jugar conforme a las reglas del Association Football, descartando la práctica del Rugby Football.

Hipódromo Tablada | ©Sevilla FC
Un primer partido histórico
Tan solo unas semanas después, el 25 de febrero de 1890, el secretario del Sevilla FC, Isaías White, enviaba una carta al Huelva Recreation Club, invitando al club onubense a la disputa del que sería el primer partido de fútbol celebrado en España entre dos clubes legalmente constituidos y bajo las reglas del Association Football. Aquel histórico primer encuentro se disputaría en el hipódromo de Tablada, en Sevilla, el día 8 de marzo de 1890, y finalizó con la victoria del Sevilla FC por dos goles a cero. Gracias a este duelo, el sevillista Ritson será para siempre reconocido como el autor del primer gol en la historia del fútbol español. Tras la disputa de este primer partido, ambas entidades seguirían enfrentándose entre sí cada vez con mayor asiduidad.

Años más tarde, con la llegada del siglo XX y al igual que hicieran el resto de clubes decimonónicos del fútbol español, el Sevilla FC acudiría al Gobierno Civil de la provincia para registrar sus estatutos. Este trámite administrativo culminaría el 14 de octubre de 1905. Para entonces, el protagonismo de socios y jugadores españoles empezaba a superar al de los británicos, aunque, en 1909, Johnston —el primer presidente de la entidad— todavía actuaba como árbitro en los encuentros locales más importantes.

Copa Andalucía (1917) | ©Sevilla FC
El eterno campeón de Andalucía
Poco a poco, el fútbol se convertiría en un deporte de masas en toda España. En el caso de Andalucía, con la creación de la Federación Andaluza de Fútbol, surgiría el primer campeonato regional de carácter oficial. El juego de combinación y pase corto, que en buena parte había sido heredado del estilo escocés impregnado por sus fundadores, daría lugar a lo que posteriormente se denominó como “escuela sevillista”, un estilo de juego que causó admiración en toda España y que contribuyó a que el Sevilla FC conquistase 18 de las 21 ediciones del campeonato regional de fútbol. Este hecho, además, le valió el sobrenombre de Eterno campeón de Andalucía.

Tras la creación del Campeonato Nacional de Liga, el Sevilla FC continuaría siendo uno de los clubes de mayor relevancia deportiva de España y, a mediados del siglo XX, ya lucía en sus vitrinas tres Campeonatos de España y una Liga. Sin embargo, la construcción de su propio estadio, el Ramón Sánchez-Pizjuán, sumió al equipo en una crisis económica en la segunda mitad del siglo XX, un hecho que le privó de mantener tan elevado potencial deportivo durante las siguientes décadas. De hecho, el Sevilla FC descendió cuatro veces a la categoría de plata del fútbol español entre los años 1969 y 2000, periodo en el cual tampoco consiguió ganar ningún título, aunque sí participó en distintas competiciones continentales.

José Antonio Reyes after winning the UEFA Europa League in 2015 | ©Sevilla FC
Reverdecer nuevos laureles y triunfos insólitos
Con la llegada del siglo XXI, sin embargo, el club recuperaría todo su esplendor con la conquista de cinco Copas de la UEFA / UEFA Europa League y dos Copas del Rey. Gracias a sus numerosos títulos de Europa League, entre ellos tres consecutivos entre 2014 y 2016, muchos expertos consideran al Sevilla FC el rey de la Europa League.

Hoy, 130 años después de aquella histórica Noche de Burns, el Sevilla FC es uno de los clubes más laureados de Europa, donde continúa luciendo con orgullo el nombre de la ciudad que lo viera nacer un 25 de enero de 1890.

Sevilla Fútbol Club, 1890–2020