En la primera de una serie de entradas del blog destinadas a contar la historia de los orígenes del fútbol, comenzamos con el primer y más antiguo club de fútbol del mundo. El Sheffield Football Club, que hoy celebra su 162º aniversario, desempeñó un papel clave en la codificación de un deporte que actualmente es el preferido en el planeta.

El historiador Tony Collins, al referirse al fútbol antes de su codificación en la Inglaterra de mediados del siglo XIX, señaló que se asemejaba a un “caldo primigenio”; una acertada metáfora para describir las numerosas formas tradicionales con las que se practicaban por todo el mundo los juegos de pelota utilizando las manos y los pies. No había reglas universales como las que se habían elaborado en otros deportes; particularmente en el críquet. En la mayoría de los casos, simplemente no había ningún tipo de reglas.

En pos de un juego del fútbol ‘universal’

Con el deseo de crear un juego del fútbol ‘universal’, con un reglamento aplicable a todos, un grupo de caballeros se reunieron el 26 de octubre de 1863 en Londres, en la Freemasons’ Tavern situada en Great Queen Street. Allí crearon la Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) y, durante las seis semanas siguientes, redactaron las primeras Reglas de lo que pasó a conocerse como ‘fútbol asociación’, como código del fútbol del que la FIFA es el organismo rector mundial.

¿Pero cuáles fueron las fuerzas que llevaron a la creación de la FA y del juego del fútbol asociación –o soccer, como a menudo se le denominaba en la época victoriana–, y al que ahora todos conocemos simplemente como fútbol? Ahí es donde el Sheffield Football Club entra en el relato. La reunión en la Freemasons’ Tavern no fue una mera acción casual. Hubo varios factores cruciales que motivaron a estos hombres a asistir a esa reunión histórica y, al frente de la lista, estaba el hecho de que todos estos caballeros eran socios de clubes de fútbol.

 

Los clubes eran un fenómeno muy nuevo en el fútbol, y era imprescindible que estos clubes elaborasen un código de Reglas, como ocurría con el críquet, para que pudiesen jugar entre sí. El prototipo para estos clubes era el Sheffield Foot Ball Club, el primer club creado que pasaría a jugar al fútbol asociación. Se fundó en 1857, y hoy todavía pervive como el primer y más antiguo club de fútbol existente.

El críquet como inspiración

La idea de unos deportistas reunidos en un club no era nueva. El críquet, el deporte más inglés por excelencia, ejerció como pionero, siendo uno de los primeros el Hambledon Cricket Club, allá por 1750. El movimiento de gimnasia alemán Turnverein, del siglo XIX, demostró que no se trataba de un proceso limitado únicamente a Gran Bretaña; pero lo que hace que el críquet resulte clave en la historia del fútbol asociación es que los clubes de críquet no solo marcaron la pauta para los clubes de fútbol, sino que casi todos los primeros futbolistas eran en realidad criqueteros que buscaban hacer ejercicio en los meses de invierno. Y eso fue exactamente lo que pasó con el Sheffield Foot Ball Club, como se le denominó en el momento de su creación.

El Sheffield FC no fue la primera organización que tuvo las palabras foot, ball y club (“pie”, “balón” y “club”) en su denominación. El Foot-Ball Club de Edimburgo, fundado por John Hope en 1824, puede presumir de ser el primero de la historia. Y hubo otros clubes constituidos en los 33 años que mediaron entre la creación del club de Hope y la del Sheffield FC, pero pocos sobrevivieron, y ninguno tiene ninguna relación con el actual juego del fútbol. Simplemente, formaban parte del “caldo primigenio” de Collins.

Nathaniel Creswick y William Prest | ©Sheffield FC
Un fructífero paseo por el parque

La historia de la creación del Sheffield FC puede considerarse como el comienzo de un proceso de seis años que llevó a la creación de la FA. Durante muchos años, hubo cierta confusión sobre el año en que se formó el club, pero el diario de uno de los fundadores, Nathaniel Creswick, que ha llegado hasta nuestros días, afirma claramente en su anotación del 31 de diciembre de 1857: “He creado un club de balompié al que pueden venir a dar patadas la mayoría de jóvenes de Sheffield”. Cuenta la historia que, unos meses antes, Creswick iba dando un paseo otoñal con su amigo William Prest (compañero en el Sheffield Cricket Club) cuando ambos decidieron crear un club de fútbol para hacer ejercicio en invierno.

John Shaw | ©Sheffield FC
El fútbol no era nuevo para el Sheffield Cricket Club. El número de The Athletic News del 9 de diciembre de 1876 arroja algo de luz sobre el proceso: “Cuando el presidente de la Federación de Sheffield, J.C. Shaw, introdujo por primera vez el fútbol en la ciudad, hace unos veinte años, debía de tener muy poca idea del formidable arraigo que acabaría obteniendo, no solo en su localidad, sino en todo el distrito del Norte. Con muchísima dificultad, hizo algo así como un balón y se lo llevó hasta el entrenamiento de críquet del Sheffield CC. Hacia el tramo final de la temporada, los miembros del club pronto empezaron a soltar el bate y la pelota para dar patadas al cuero”.

¡Ningún rival al que enfrentarse!

El Sheffield Foot Ball Club se fundó oficialmente el 24 de octubre de 1857 en Parkfield House, la casa de Harry Chambers, y tuvo su primera sede en un invernadero en Park House, la casa del padre de su primer presidente, Frederick Ward. Aunque el Sheffield Cricket Club llevaba jugando en el flamante campo de Bramall Lane desde 1855, el Sheffield FC optó por un lugar diferente, eligiendo un feudo en East Bank.

Libro de actas de 1858 | ©Sheffield FC
Durante los tres años posteriores a su creación, el club jugaba partidos entre sus miembros –divididos alfabéticamente según los apellidos, o por profesión–, ciñéndose a una lista de Reglas elaboradas en marzo de 1858. El siguiente paso importante se produjo en 1860, cuando dos socios del club, el mencionado John Shaw y Tom Vickers, decidieron fundar un segundo club en la ciudad: el Hallam and Stumperlow Football Club, afincado en Sandygate, el campo del Hallam and Stumperlow Cricket Club. Ese estadio sigue siendo el campo de fútbol más antiguo que todavía se usa de cualquier club de fútbol del planeta.

Sheffield: la primera ciudad del fútbol

En esa época, Sheffield se había consolidado como el principal núcleo de fabricación de acero del mundo, que concentraba la mitad de la producción de Europa. La miseria más absoluta y la contaminación eran las duras realidades de la vida en la ciudad, y reinaba la sensación de que el ejercicio y el deporte ayudarían a aliviar algunos de sus efectos más graves. Otros clubes siguieron pronto la estela del Hallam. Los clubes de Norfolk, Norton y Pitsmoor se fundaron en 1861; seguidos en 1862 por Firvale, Heeley, Milton, Mackenzie y Howard Hill Steel Bank. A finales de ese año, había un fútbol de clubes floreciente, con emparejamientos regulares cada fin de semana en una temporada claramente definida.

Para entonces, ya se estaban propagando a Londres las noticias de las hazañas de los clubes de Sheffield. En 1859, Charles y John Alcock habían creado el Forest Football Club, el primer club de la metrópoli –como solía denominarse a Londres en la época victoriana–, pero otros tardaron en seguir su ejemplo. El Crystal Palace se erigió en el primer rival propiamente dicho del Forest en una serie de encuentros jugados en marzo y abril de 1862. En diciembre de ese año, ya aparecían crónicas de partidos disputados por Barnes, Richmond y Blackheath en el periódico capitalino Bell’s Life. Es imposible saber en qué medida los acontecimientos de Londres surgieron como respuesta a lo que estaba sucediendo en Sheffield, pero en octubre de 1863 ya había el suficiente interés en Londres para intentar crear un código de reglas universal para regular los partidos; no solo en Londres, sino para todos los interesados en jugar al fútbol.

Harry Chambers | ©Sheffield FC
El primer partido de fútbol asociación de la historia

Harry Chambers, en cuya casa se había fundado el Sheffield FC en 1857, estuvo presente como observador en la creación de la FA el 26 de octubre de 1863, y participó en el primer partido de fútbol asociación de la historia. El 9 de enero de 1864, se pusieron a prueba las nuevas Reglas de Juego en un partido experimental que disputaron en el Battersea Park londinense el “equipo del Presidente” y el “equipo del Secretario”. Chambers saltó al campo junto a Charles Alcock con el equipo del Presidente, a las órdenes de Arthur Pember. En la crónica de Bell’s Life, Chambers figuraba en tercer lugar en la alineación; quizás debido a la gran estima en que se tenía al fútbol de Sheffield. El partido lo ganó por 2-0 el equipo del Presidente, y los dos primeros goles en la historia del fútbol asociación los marcó Charles Alcock.

Reglas de Sheffield | ©Sheffield FC
William Chesterman, secretario del Sheffield FC, también puso su aportación a las primeras semanas de la nueva FA. Concretamente, escribió cartas que incluían la cuota para afiliarse, y envió una copia de las Reglas con las que se jugaba en Sheffield. Cuando se acordaron las nuevas Reglas de Juego, eran similares en muchos casos a las de Sheffield, pero no en todos. Las principales diferencias eran la regla del fuera de juego y el uso de rouges (una modalidad de tantos que resultaban cruciales en caso de empate a goles) en Sheffield.

Londres contra Sheffield: un quién es quién de los albores del fútbol

En 1866 se jugó un partido histórico en Battersea Park entre Londres y Sheffield, y lo ganó Londres. Jugaron con Sheffield aquel día William Chesterman y Harry Chambers, así como John Shaw. Entre sus oponentes tuvieron a Arthur Pember, Presidente de la FA, Ebenezer Morley, autor de las Reglas originales de la FA, Arthur Kinnaird, futuro Presidente de la FA y un jugador que acabaría disputando 9 finales de la Copa de Inglaterra (y ganando 5 de ellas), y Charles Alcock, futuro secretario de la FA e impulsor de los primeros partidos internacionales y de la Copa de Inglaterra (la FA Cup). Fue un verdadero quién es quién de los primeros días del fútbol moderno.

El papel de Sheffield en la FA siguió creciendo. En la asamblea general anual de la FA celebrada en febrero de 1867, William Chesterman fue incluido por votación en el Comité de la FA, como primer representante de fuera de Londres. Fue una reunión clave para el futuro del fútbol. Ebenezer Morley consideraba que, al haber tan pocos clubes afiliados a la federación y solo seis personas presentes (incluido Chesterman), la FA ya había hecho su trabajo formulando un conjunto de Reglas, y quizá debía disolverse. Pero Charles Alcock, animado por la presencia de Sheffield a través de Chesterman, luchó contra una actitud tan negativa, y la FA sobrevivió para seguir luchando.

Youdan Cup | ©Sheffield FC
Sheffield, ciudad de hitos futbolísticos

Actualmente, el Sheffield United y el Sheffield Wednesday son la cara visible del fútbol en la ciudad, pero la presencia continua del Sheffield FC y el Hallam FC en las divisiones inferiores del fútbol inglés mantiene viva la historia del papel pionero de Sheffield. El mundo le debe mucho a la ciudad del acero, con una serie de hitos que van más allá de haber originado el primer club. En 1867, el Hallam ganó la primera competición copera organizada –la Youdan Cup–, cuatro años antes de la creación de la Copa de Inglaterra. En 1878, Bramall Lane fue el escenario del primer encuentro jugado con focos. Asimismo, en 1882, la FA aprobó por fin el uso del larguero en lugar de la cinta, algo que se llevaba utilizando mucho tiempo en Sheffield. El saque de puerta y el saque de esquina tuvieron su origen en las Reglas de Sheffield, al igual que los libres directos, mientras que los primeros casos de jugadores a los que se pagaba por jugar surgieron en la ciudad en la década de 1870.

Así pues, ¡feliz aniversario, Sheffield Football Club! ¡A la salud de una ciudad futbolística única!