Los enfrentamientos entre Brasil y Argentina han dado lugar a una rivalidad sin parangón en Sudamérica. Con motivo de la exposición «Retrospectiva Brasil 2014» hemos querido saber cómo ven el fútbol brasileño sus vecinos argentinos.

En 1908, el presidente argentino Julio A. Roca, en un viaje en Brasil se llevó consigo a la selección albiceleste para unir a los dos países a través del deporte. En Brasil aún no había una selección nacional, pero sí combinados de diferentes ligas, como los de São Paulo y de la Liga Metropolitana de Río de Janeiro.

Diego Armando Maradona contra Brasil en el Mundial de 1982 | ©Imago - Colorsport
Seis años más tarde, el 20 de septiembre de 1914, la selección brasileña hizo su debut en Buenos Aires, perdiendo 3 a 0 contra Argentina. Una semana después, con la Copa Roca en juego y también en Buenos Aires, Brasil derrotó a la Albiceleste por la mínima diferencia.

En los primeros años del balompié no existía tanta rivalidad entre ambos equipos, el máximo contrincante de Argentina era Uruguay. Sus enfrentamientos eran denominados el «clásico del Río de la Plata». Con el paso del tiempo, la cosecha de títulos mundiales de Brasil entre 1958 y 1970, la fuerte caída de Uruguay a nivel mundial y el ascenso de Argentina a partir de la década del 70, foguearon un clásico que, de algún modo, se iba gestando con efecto retroactivo.

La rivalidad empezó con algunos partidos importantes de la Copa América en los años 30 y 40. Se disputaron partidos con choques y tensión entre los jugadores de ambas selecciones, a los que se sumó la ausencia de Argentina en el Sudamericano de 1949 y el Mundial de 1950 (ambos organizadas por Brasil), el increíble triunfo argentino en la Copa de las Naciones de 1964; todo ello hizo que la competencia fuera en franco aumento.

Un Brasil-Argentina en 1922 | ©HO-AFP-Getty

Pelé y Maradona, dos iconos del fútbol juntos. | ©foto-net
«El respeto y la admiración de los argentinos hacia los brasileños crecen desde 1958 hasta 1970, donde los segundos se quedaron en propiedad con la Copa Jules Rimet. A partir de ahí comenzó a darse una rivalidad entre los aficionados de ambos países. Para el Mundial de 1978 el público argentino tenía una canción en contra de Brasil», asegura el historiador Osvaldo Gorgazzi.

A pesar de que el antagonismo siguió creciendo, el público argentino es un gran admirador del jugador brasileño. Una breve encuesta para la cual el periodista Eduardo Cantaro recopiló las respuestas de hinchas, jugadores y periodistas, reveló que Ronaldo, Ronaldinho, y Pelé lideran el gusto de los argentinos a la hora de elegir a los adversarios por los que sienten alguna idolatría.

También destacan el gusto por el estilo de fútbol brasileño, y coinciden en que Neymar es el último exponente de los jugadores del jogo bonito, que quedaron marcados en la retina de los hinchas albicelestes: Sócrates, Garrincha, Rivaldo, Romario, Zico, Roberto Carlos, Rivelino, y una extensa e interminable lista de cracks.

Brazil derrota a Argentina en la final de la Copa Confederaciones de 2005 jugada en Alemania | ©Imago-PressefotoBaumann

El campeón mundial de 1986 Julio Olarticoechea, integrante del equipo que derrotó a Brasil en la Copa de Italia 1990, explica así la diferencia entre el jugador argentino y brasileño: «Ellos buscan su juego durante todo el partido, no importa como esté el resultado. No se apuran en buscar el gol porque saben que lo pueden hacer, aún en el último minuto.