Tras ser levantada por los nuevos campeones del mundo en Moscú, la Copa del Mundo ha vuelto a su hogar en el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA en Zúrich.

Las personas que visiten el museo podrán ver la copa expuesta en la Galería de la Copa del Mundo.